MCA Canal Institute
Jul 13, 2011
18 Views
0 0

El colegio chileno que lleva al aula las conclusiones de la Neurociencia

Written by

En marzo se inauguró el nuevo edificio del colegio Cantagallo, que incluye salas acondicionadas para que los niños aprendan con todos sus sentidos. Uno a uno comienzan a llegar los niños. Ninguno supera los cuatro años de edad ni el metro de estatura, pero saben qué hacer: ordenan sus cosas en los percheros, toman un libro de la biblioteca de la sala y lo hojean.

Alrededor, una sala acogedora, rodeada de módulos separados en áreas como “Matemáticas”, “Ciencias” o “Arte”. En una esquina, la alfombra donde aprenden las lecciones y, al medio, mesas para trabajos grupales.

“Aunque son pequeños, saben lo que deben hacer”, dice Ann Marie Oliger, directora del Programa Peis, desarrollado desde 2007 por la Sociedad Educacional, Seduc, administradora de varios colegios ligados al Opus Dei. El innovador programa lleva al aula las conclusiones de las últimas investigaciones de la neurociencia, como aprovechar la plasticidad del cerebro y facilitar el proceso de aprendizaje.

“Los niños aprenden de muchas formas: solos, en grupo, jugando, tocando. Por ello, deben tener todas las herramientas a su disposición, para que exploren solos y sean protagonistas de su aprendizaje”, explica Oliger.

Con esa idea, los diferentes colegios pertenecientes a Seduc, como Tabancura, Cordillera y Huelén, modificaron sus salas de prekínder a cuarto básico. Pero fue a partir de marzo cuando comenzó a funcionar en un edificio completamente nuevo, de cuatro mil metros cuadrados, el Preescolar Cantagallo, que agrupa a todos los párvulos de los colegios masculinos de Seduc y donde se implementó en todo su esplendor el programa: 20 salas acondicionadas, gimnasio y patios especiales.

Uno de los principales temas ha sido la implementación de rutinas. La neurociencia estima que los bebés tienen cien mil millones de neuronas y que esa cifra se alcanza a los tres meses de vida. Posteriormente, en lugar de aumentar en número, son las conexiones entre esas células las que aumentan: de 2.500 conexiones que poseen los bebés al nacer a 100 billones al cumplir los cuatro años.

También las conexiones se van haciendo más específicas, en gran medida gracias a la experiencia, ya que se estima que las sinapsis que no se usan lo suficiente son eliminadas. “Si repetimos una rutina es como cuando ejercitamos en matemáticas: estas conexiones dejan huella, haciendo cada vez más eficiente la realización de la tarea”, dice Pedro Maldonado, médico y experto en neurociencia de la Universidad de Chile.

Una conclusión que el colegio Cantagallo ha aplicado de manera sencilla, pero práctica: los niños conocen sus rutinas. Cada vez que realizan una actividad, los niños que terminan primero saben dónde dejar su trabajo y dirigirse a la alfombra a leer un libro, sin interrumpir al resto.

Pero esto no implica que los niños estén todo el día en las mismas actividades y que todos los días sean iguales. La sala tiene un espacio para la lectura, otro para la ciencia, otro para el arte. Espacios para detenerse a escuchar un cuento leído por el profesor y otros para meter las manos en la caja de arena. Así, un contenido es visto en el espacio para la lectura, para la ciencia, para el arte y se “ancla” mejor en el cerebro.

Ejercitar el cerebro

Según la neurociencia, el cerebro suele hacer conexiones entre el espacio físico y lo que aprende. Por eso, cuando uno olvidó una tarea, la recuerda más fácilmente si vuelve al espacio donde se originó la idea. También aprender de formas diferentes ejercita partes diferentes del cerebro. “Por ello los niños deben ser estimulados con colores, formas, sonidos. La experiencia hace que sus conexiones neuronales se hagan más específicas y puedan reaccionar apropiadamente en toda situación. Es un tema de supervivencia”, explica el académico de la U. de Chile. “Quien está sometido a más variedad de estímulos responde mejor a nuevas situaciones”, concluye.

Sin embargo, los estudios no señalan un tiempo ideal que el niño debe pasar en cada actividad, aunque sí está establecido el máximo. “Tras una hora en cualquier actividad, se pierde el interés por el estímulo y el cerebro deja de absorber información. Pero sabemos que el interés es fundamental: un niño puede pasar toda la tarde jugando PlayStation, pero aguantar sólo cinco minutos estudiando matemáticas”, explica el experto.

Por ejemplo, en el programa Peis los chicos, cada vez que pasan por una de las áreas, deben poner su foto en un panel para indicar que ya pasaron por ahí. “A muchos les gusta más pintar y a otros revisar los cuentos, pero al finalizar la semana, la educadora chequea que haya pasado por todos los centros”, dice Anne Marie. “Lo importante es que se cumpla el objetivo, pero se les da autonomía para que aprendan de su experiencia”, agrega.

Actividad física

Otro de los hallazgos de la neurociencia aplicado por el Preescolar Cantagallo dice relación con el ejercicio físico. “El ejercicio físico modifica la actividad del cerebro. Este órgano ocupa un cuarto de la energía del cuerpo, por lo que luego del deporte, el cerebro ocupa gran parte de su energía en los circuitos destinados a la concentración y la atención, por ejemplo”, explica el experto.

 Además, la actividad física hace que se liberen sustancias químicas que proporcionan un bienestar corporal general. Se trata de neurotransmisores como la dopamina, ligada a la satisfacción tras una recompensa, y la serotonina, relacionada con la felicidad.

“La sensación es que obtuvimos lo que queremos, dejando de lado sensaciones de mal humor, por ejemplo”, agrega. Así, en el Preescolar Cantagallo, los niños de kínder y prekínder tienen todos los días 30 minutos de actividad física: saltan, trepan, atrapan pelotas de colores, hacen equilibrio. “Nos dimos cuenta de que, tras llegar de esa clase, se podían organizar mejor las actividades, los niños ponían más atención y permanecían más tiempo concentrados en una tarea”, comenta Anne Marie Oliger.

Fuente: Diario La Tercera, martes 12 de julio de 2011

http://diario.latercera.com/2011/07/10/01/contenido/pais/31-75952-9-el-colegio-chileno-que-lleva-al-aula-las-conclusiones-de-la-neurociencia.shtml

Article Categories:
General
MCA Canal Play

Agregar un comentario