Terapia Onírica

¿Qué es la Terapia Onírica?

La terapia onírica es una técnica psicoterapéutica que se centra en la interpretación de los sueños. El análisis de los sueños sirve como instrumento diagnóstico y facilita la cura al complementar las experiencias conscientes del que sueña, liberando sus energías reprimidas y fortaleciendo su productividad y creatividad. El paciente, al narrar un sueño, tiene menos resistencia a la terapia por no tener que hablar directamente de su vida personal, lo que posibilita una terapia más corta y menos costosa económicamente.

http: http://www.holistica2000.com.ar/

La interpretación de los sueños se basa en las imágenes oníricas que son hechos presentados por la psique inconsciente del que sueña. El intérprete busca los significados de esos hechos para hacer una interpretación psicológica pertinente para el soñante. A pesar de llamar a la técnica interpretación, es importante recordar que tanto terapeuta como paciente participan en el proceso de comprensión de un sueño. La interpretación es el resultado de un proceso de colaboración en el que ambos participan activamente.

“El sueño es como un drama que se desarrolla en el propio escenario individual, somos actores, directores, argumentistas, escenógrafos y espectadores de nuestros sueños.” (Carl Jung).
 
La terapia onírica tiene como marco de referencia la teoría analítica de Carl C. Jung, psicólogo suizo, discípulo de Sigmund Freud. Carl  Jung  investigó el significado de los sueños con una visión prospectiva, es decir,  buscaba el para qué, diferenciándose de Freud que buscaba el porqué de los sueños. Al interpretar los sueños constructivamente y no sólo como causales puede ayudarse al sujeto a entrever las posibilidades de crecimiento y no sólo limitarse a examinar el pasado. La terapia onírica fue desarrollada, entre otros, por la Dra. Marie- Louise Von Franz quien fue discípula y colaboradora de Jung. En Estados Unidos por el Dr. James Hall, alumno de la Dra. Von Franz, Robert Bosnak y la Dra. Gay Delaney, presidenta de la Association for the Study of Dreams.

“El sueño es su propia interpretación, no es un disfraz, sino que expresa exactamente lo que quiere significar”. (Talmud).

El disfraz visible deriva de la índole metafórica del contenido de los sueños. La dificultad para comprenderlos se debe a que son ideas y emociones traducidas a imágenes, y cuya función es comunicar un contenido que esta ausente de la consciencia. El origen de los sueños es el ambiente cotidiano del sujeto, las percepciones subliminales. El lenguaje que utilizan es figurativo, afín a las figuras del habla, por ejemplo “víbora, chancho, gatita” indican una persona desleal, carente de educación o afectuoso y zalamero. El color realza el lenguaje onírico por su presencia o ausencia (más afecto o menos sensibilidad y emoción).

Un obstáculo común es no recordar los sueños y la causa es el temor del paciente a que esos sueños revelen algo sobre sí mismo que prefiere ignorar. Pueden señalar la etiología de síntomas específicos diagnosticando una enfermedad orgánica, pues durante el sueño, al no estar estimulados por el ruido externo, podemos notar leves dolores y malestares no advertidos en la vigilia. Pueden también profetizar un hecho concreto, resolver un problema. Por ejemplo el químico alemán Friedrich Kekulé descubrió en un sueño la fórmula del benceno, así como a Robert Stevenson se le reveló en un sueño el argumento del “Dr. Jekyll y el señor Hyde”, luego de buscar una historia por mucho tiempo que mostrara  la doble personalidad del hombre. El material surge del texto del sueño cuando el soñante recién se despierta,  y se agrega lo que el sujeto dice al relatar o escribir su sueño.

Los sueños expresan lo que el yo no conoce ni entiende, la realidad interior del soñante. Pueden estar relacionados con una situación momentánea o con toda su situación vital. El problema en torno al que gira el conflicto puede ser la actitud del sujeto hacia sí mismo, por ejemplo si su autoestima es baja el sueño la corrige elevándola, y viceversa., una persona bondadosa puede soñar con actos de violencia o un asceta con orgías sexuales.
 
 Es preciso diferenciar entre el soñar y los sueños: el acto de soñar es fisiológico, el contenido de éste (imágenes, emociones y pensamientos) es psicológico. El objetivo de la terapia onírica es ampliar la comprensión del hombre, pues los sueños dan información sobre el modo en que una persona se ve sí misma. Los sueños nos ofrecen una radiografía de nuestra vida interior y pueden proporcionarnos una valiosa orientación en momentos de crisis o de cambios.

Lic. Alicia R

Inicia sesión para enviar comentarios

Hay 184 invitados y ningún miembro en línea
Implementado y Desarrollado por Brouter SpA
DMC Firewall is a Joomla Security extension!