SOLO MUJERES AL ESPACIO

Los beneficios de enviar mujeres en las misiones espaciales de larga duración.

Existen cuatro motivos probados según los cuales un grupo formado exclusivamente por mujeres podría formar un equipo mejor de cara a un viaje espacial de larga duración.

Las evidentes diferencias físicas entre hombres y mujeres han sido usadas a lo largo de la historia para justificar la discriminación de género en pro del hombre. Más fuerza, más altura, más masa corporal… Estas características innatas han jugado, en muchas ocasiones, en favor del género masculino.

Sin embargo, parece que esta prevalencia del más fuerte podría estar cerca de su fin. Al menos si se aplica la lógica y la ciencia a nivel astronómico.

Según se desprende de observaciones y estudios realizados en base a expediciones espaciales de la NASA, hay varios motivos por los que una tripulación formada exclusivamente por representantes del género femenino en una misión espacial sería mucho mejor que una cuyos integrantes sean todo hombres. Existen cuatro factores; dos de ellos conciernen a lo físico, uno al carácter y un cuarto que atañe al objetivo futuro de las misiones espaciales.

 

1. Seres humanos de menor tamaño

En primer lugar se ha comprobado que es más fácil y más rentable enviar al espacio a un grupo de seres humanos pequeños que no a uno compuesto por miembros grandes de nuestra especie. Y, generalmente, las mujeres tienden a ser físicamente más pequeñas. ¿Y qué ventajas tiene el cuerpo de una mujer? Principalmente que necesita menos recursos –como comida u oxígeno– para sobrevivir y, además, genera menos residuos, lo cual también precisa de menos recursos para eliminarlos. Así se demostró en los experimentos realizados por Kate Greene, miembro de una misión simulada de cuatro meses de duración llevada a cabo por la NASA.

 

2. Menos propensas a sufrir problemas físicos

Alguien podría pensar entonces que bastaría con escoger la tripulación en función del tamaño de sus miembros. Sin embargo, una vez más, los datos lo desmienten. El segundo motivo por el cual puede ser mejor una tripulación femenina es que el cuerpo de una mujer parece tolerar mejor las consecuencias físicas que provoca un vuelo espacial. Una misión espacial de larga duración que atraviesa el escudo magnético expone a sus miembros a una serie de dolencias físicas tales como un mayor riesgo de padecer cáncer, pérdida de la orientación, deterioro del sistema inmunológico y un empeoramiento acusado de la visión. Tras los minuciosos estudios médicos a los que la agencia espacial americana somete a las tripulaciones, se ha podido comprobar que, aunque es cierto que los hombres sufren menos mareos por el movimiento de la nave, también tienden a experimentar más a menudo un mayor deterioro del sentido del oído y de la vista que las mujeres.

 

3. Mejores habilidades sociales a largo plazo

Pero, más allá del ámbito físico, los datos recogidos en base a expediciones históricas de larga duración también evidencian que las mujeres cuentan con otro tipo de ventajas. Si bien un equipo formado exclusivamente por hombres tiene más posibilidades de terminar con éxito una expedición de corta duración, las habilidades sociales de un grupo de mujeres que se embarque en una misión larga incrementan las posibilidades de que esta tenga éxito, según los datos de la NASA.

 

4. Un papel fundamental para poblar el universo

Y por último encontramos un motivo tan poco probable –de momento– como provocador. En el caso de que alguna de las misiones futuras tenga como objetivo poblar un nuevo planeta y teniendo en cuenta las anteriores consideraciones, enviar una tripulación exclusivamente formada por mujeres siempre será una mejor opción. Pues a estas alturas está claro que la aportación del hombre en el proceso reproductivo, si bien imprescindible, siempre podría llevarse envasada sin necesidad de su presencia física. Sin embargo, el cuerpo femenino sigue teniendo los derechos en exclusiva de crear vida en su interior.

 

Equipos mixtos

En definitiva, parece que quedan bastantes años para embarcarnos como especie en una empresa colonizadora interplanetaria, pero en caso de hacerlo, conviene tener en cuenta algunos factores más allá de la inteligencia de cada individuo. Y algo que también ha sido comprobado durante años de estudio de dinámicas de grupo es que los equipos mixtos obtienen los mejores resultados. Así, aunque por un lado existen datos que inclinan la balanza del lado femenino, también hay otros que afirman que un equipo mixto funcionaría mejor.

Sea como fuere, tras años de misiones exclusivamente masculinas ¿por qué no planear alguna misión espacial solo formada por mujeres? Como inicio no estaría nada mal.

 

Valentina Tereshkova, la primera mujer en el espacio

Con 26 años, la astronauta rusa Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer en volar al espacio exterior a bordo de la nave Vostok 6. Tras 70 horas de vuelo y 48 vueltas alrededor de la Tierra, Tereshkova aterrizó cerca de una aldea kazaja con síntomas de mareo pero con la satisfacción de haber cumplido una misión: para Rusia y para el feminismo.

Fuente: www.nationalgeographic.com.es / Guiomar Huguet

Deja un comentario

Hay 224 invitados y ningún miembro en línea
Implementado y Desarrollado por Brouter SpA
DMC Firewall is a Joomla Security extension!