Literatura y conciencia planetaria

Ami, el Niño de las Estrellas

Enrique Barrios


Este libro publicado por primera vez en Santiago de Chile en 1986 y ya lleva una treintena de reimpresiones y traducciones en diversos países.Desde sus primeros días recibió el entusiasmo de los lectores y el respaldo del Ministerio de Educación chileno que lo calificó y recomendó como una obra apta para lectura en las escuelas debido a los múltiples valores que ofrece. El papa Juan Pablo II, por su parte, le otorgó una bendición especial a su autor y a la obra.

¿De qué habla este libro tan exitoso?

De Ami, un extraterrestre con apariencia de niño, pero que es, en realidad, un hombre sabio que ha venido en misión a nuestro planeta. Ella consiste en enseñar a Pedrito, un niño chileno de ocho años, cuál es la única Ley Fundamental del Universo y para ello se vale de invitar al pequeño compatriota a un intenso viaje a través del universo.


Fuente: www.clubdelectura.cl

Nunca Ami entregará una información a través de una estrategia docente tradicional. Su metodología es generar inquietudes en Pedrito para que éste pregunte y luego vaya, a través de distintas experiencias personales, adquiriendo los conocimientos cósmicos que debe aprender. La tarea de Pedrito será escribir un libro para enseñarnos a todos sobre estas verdades eternas.

Aparentemente, Ami es un libro infantil. Pero cualquiera que sepa algo de simbología tradicional y de espiritualidad, se percatará que el verdadero objetivo de esta obra no es ser un texto de ciencia ficción para niños, sino un aporte espiritual para toda la humanidad.

El esoterismo en Ami es tan claro y evidente para un especialista en estos temas, como lo es el de El Principito, por ejemplo. De hecho, ambas obras comparten no pocos puntos en común, partiendo por la calidad iniciática de sus autores.

Ami, el Niño de las estrellas es una obra hermosa, altamente recomendable para personas que creen que el amor y la buena voluntad debemos practicarlas siempre y con todos, sin importar las creencias del prójimo. Da lo mismo la religión que tengamos o si creemos o no en el esoterismo profundo de esta obra. Es una novela de gran belleza y que no puede dejarnos indiferentes si de veras queremos vivir en un mundo mejor.

Dos secuelas tiene esta obra: Ami regresa y Ami 3, que son los dos tomos que continúan la historia, cada vez más profunda y densa en mensajes simbólicos tradicionales, sin perder, en todo caso nunca, su transparente y sencilla narración, tan apta para los niños.

No ha sido la crítica demasiado generosa con Ami. Se le critica su postura ideológica y su escasa calidad literaria. Pero para una obra cuyo objetivo es mejorar nuestro comportamiento planetario, la opinión de los críticos y sus enrevesadas opiniones, no es en lo absoluto relevante. A despecho de todos ellos, Ami ha resultado un éxito literario internacional sin ninguna maquinaria publicitaria detrás.

Por eso creo que es un buen libro para leer o releer este verano, especialmente para compartir unas horas de lectura con nuestros niños.

He encontrado esta edición electrónica que comparto con ustedes.

prof. Benedicto González Vargas

 

El autor

Enrique Barrios

Escritor de origen chileno-venezolano nacido en 1945, viajero y dueño de un alma inquieta, de buscador, la cual le llevó a visitar países en los cinco continentes desde su juventud, habiendo dado ya una vuelta completa al mundo. En 1984 descubre su misión, su real propósito de vida. Vislumbra algo que para él constituye la Suprema Realidad del Universo, un concepto o vivencia que experimenta en un raro momento de expansión de consciencia, el cual será la base de toda su futura obra literaria: El Amor como Fuerza Universal, generadora de todo lo que existe. A partir de allí considera haber encontrado lo que buscaba, ese elemento o verdad absoluta que buscaba, que no es una creencia sino una realidad que todos pueden percibir y vivenciar, porque todos (o casi todos) pueden experimentar Amor, el Amor que subyace bajo todas las religiones, que está en los fundamentos de todas ellas. Tal comprensión fue sólo el punto de partida de toda una filosofía espiritual que fue adquiriendo forma y sentido en su alma, y que él ahora sigue mostrando en sus obras.

Fuente: www.eljardindellibro.com

Otros libros

  

 

 

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios

Hay 202 invitados y ningún miembro en línea
Implementado y Desarrollado por Brouter SpA
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd